Dra. Maria Guerrero Escusa

Dra. Maria Guerrero Escusa
FUNDADORA DEL CENTRO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA, CAPS PSICOLOGOS EN 1991

ESTE ES UN BLOG DE VIDA, REFLEXIÓN Y ENCUENTRO

Deseo compartir con vosotros desde el sentimiento (corazón), el pensamiento (la cabeza) y las manos (la acción), todo ello con el deseo de que te ayude a vivir más plenamente vivo.

Te invito a participar activamente en este blog, nuestras experiencias son importantes y pueden ayudar a otras personas a enfrentar situaciones difíciles.

Puedes mandarme tus experiencias, lo que has hecho para salir de situaciones difíciles y qué has aprendido de ellas. Puedes mandarme las cosas que te parece que sería bueno que vieran otras personas y les puedan ayudar y puedes hacerlo con tu nombre y fotografía o de forma anónima.

Enviamelo a capspsicologos@hotmail.com, con la etiqueta MI REGALO PARA TI

TODOS PODEMOS AYUDAR



Gracias, por vuestros envíos y comentarios, son un regalo.

viernes, 28 de abril de 2017

¡¡POR FAVOR ESCÚCHAME!!



 
Diario de un niño ante la separación de sus padres.

Entre dos explicaciones, elige la más clara; entre dos formas, la más elemental; entre dos expresiones, la más breve.
Eugenio D'Ors

Diario de Cesar
 ¡Prohibido tocar!

10 de junio

Hoy estreno el diario que me regalaron para mi Comunión.
Tengo 10 años, vivo en una casa bonita que tiene piscina, con mi hermano Álvaro y mis papás. Ya estoy en 5º de Primaria y aunque me gusta más jugar que estudiar, voy bien en el cole y tengo muchos amigos con los que me los paso muy bien en el recreo. Algunas veces, Pedro, su hermana Marina y Andrés se vienen a mi piscina en el verano y luego mi madre nos prepara una merienda, leche con canela y sándwich con crema de cacahuetes, la que más me gusta. Mi hermano llora porque quiere jugar con nosotros en el agua, pero mi madre no lo deja porque dice que es muy pequeño y le puede pasar algo, él protesta diciendo que ya tiene 4 años. Cuando mi padre viene temprano se mete al agua con notros y jugamos con la pelota, es muy divertido.

15 de junio

Querido diario, quedan tres días para dar vacaciones ¡¡¡yupiiii!!! Como lo he aprobado todo me van a regalar la bici amarilla y negra que me gusta, tiene una ruedas anchas y es chulísima. Estoy muy contento y deseando que me la den. Este verano podré salir con mis amigos en la playa y echar carreras, va a ser estupendo.


4 de julio

Algo pasa, seguro que algo pasa pero no me lo quieren decir. Mi hermano y yo nos vamos con mi madre a casa de los abuelos este fin de semana, mi padre no se viene. Le he preguntado a mamá porque no se viene papá y me ha dicho que tiene que trabajar, ¡ja!, no me lo creo, sé que me está mintiendo.
 La semana pasada cuando estábamos comiendo otra vez se pelearon no sé por qué, no los entiendo. Les pregunté por qué se tienen que pelear tanto, por qué gritan y se miran mal, son cosas de mayores, no pasa nada no te preocupes -me dijo-, mi padre se calló y no dijo nada. Pasa algo, sé que pasa algo, últimamente están siempre enfadados, muy serios mirando cada uno para un lado y los oigo hablar gritando y decidiéndose cosas feas cuando ellos creen que estoy durmiendo. No los soporto. Muchas veces me tapo los oídos o meto la cabeza debajo de la almohada para no oírlos ¿por qué tienen que pelearse?. Mi hermano es pequeño y no se entera, se duerme como un tronco ¡qué suerte tiene!, pero a veces también se despierta y llora cuando los escucha y se pasa a mi cama, yo lo abrazo y le tapo la boca no sea que lo oigan y se enfaden más. Estoy muy triste, si ellos supieran el daño que nos hacen seguro que no lo harían.

7 de julio

Papá y mamá estaban hoy más serios que de costumbre, estaban nerviosos y se miraban raro. Cuando me han dicho que querían hablar conmigo me ha entrado angustia y se me ha puesto dolor de barriga. Ha empezado mamá diciendo un rollo de que a veces los papás se enfadan ¡como si no lo supiera!. Mi padre no decía nada miraba al suelo y a mí, al suelo y a mí. Los dos tenían los ojos como si fueran a llorar. Las palabras de mi madre se me amontonaban en la cabeza.
-¿os vais a separar?, ya no podía aguantar más.
-si.., no.., hummm. Los dos tenían la cara blanca.
-¿os vais a separar?
-Papá y mamá vamos a vivir en casas diferentes pero no tenéis que temer nada porque los dos os queremos muchísimo y aunque vivamos separados podréis estar con los dos.
-humm, ¿Cómo vamos a vivir con los dos si estáis separados?
-Ahora tendréis dos casas, dos habitaciones con vuestros juguetes, no es tan malo.
-¿Por qué os tenéis que separar?. ¡Yo no quiero que os separéis!.
-Ya lo sé cariño, lo entiendo…
-¡Que vas a entender!, no lo entiendes, no, no y no, no quiero.

Me he ido a mi habitación ya no quiero hablar más con ellos. Ahora será como le pasó a mi amigo Luis cuando sus padres se separaron que non pudo venir a mi cumpleaños porque le tocaba con su padre. Ahora con uno, ahora con otro, como si fuera una pelota de pin pon. Yo no quiero…. No quiero.

8 de julio

Querido diario, he llorado toda la noche y todavía tengo más ganas. No logro entender porque mis padres ya no quieren vivir juntos. Sé que algunas veces no me porto bien y soy desobediente, pienso que todo lo que está pasando es por mi culpa y me siento muy mal. A lo mejor si me porto bien todo se soluciona y podemos volver a estar como antes. Me duele mucho intentar comprender que ya no vamos a estar juntos, que ya no volveremos a vivir en nuestra casa juntos. ¡Que va a ser de nosotros!.

10 de julio.

Mi padre me ha traído hoy la bici, ya no me hace tanta ilusión. Antes de irse me ha abrazo y nunca había sentido tanto un abrazo de mi padre, me han entrado ganas de llorar. ¡Por favor papá, escúchame!, no te vayas, te prometo que me portaré bien, estudiaré mucho, sacaré buenas notas y seré obediente, ¡Por favor papá!. Se ha ido, no le importa lo que le diga.

15 de agosto

Querido diario, ¡cuánto tiempo!. Hemos estado con mamá en casa de los abuelos todo este tiempo y cuando me di cuenta te había olvidado en el cajón. Te he echado de menos. Los abuelos son muy cariñosos y se han esforzado porque estemos bien. Mamá llora mucho y echo de menos a papá. Por las noches me despierto sudando y con mucho miedo y pienso muchas cosas que me despiertan mucha inquietud, ¿si ellos ya no se quieren a lo mejor con el tiempo también dejan de quererme a mí y a mi hermano?, ¿entonces qué?, ¿qué será de nosotros?. A veces pienso que sería mejor estar muerto para no tener que pasar por esto.

18 de agosto
¡Hororrrrrr!, mi madre me ha dicho que nos vamos a quedar a vivir dónde la abuela por un tiempo, mientras solucionen no sé qué de una casa nueva. Yo no quiero vivir en otra casa, quiero mi casa, quiero que estemos juntos en nuestra casa. Se lo he dicho pero nada, ni caso, le da igual lo que diga yo. Pero no es eso solo, también me ha dicho que tendremos que ir a otro colegio este curso, eso es horrososoooo, no quiero ir a otro colegio.

1 de septiembre

Enseguida empieza el cole nuevo, no quiero ir. No van a estar ni Pedro ni su hermana Marina, ni Andrés, ni Luis ¡menudo rollo!. Por más que se lo digo a mi madre nada de nada, me da la murga y no entiende nada.
-Es un cole estupendo Cesar, te gustará.
-No, no es mi cole.
-Sé que no es tu cole pero este también es muy bueno y te gustará, seguro que vas a estar bien.
-Tu que sabes, no estaré bien, no estarán mis amigos, no quiero ir a otro colegio.
-Tienes que ir, así son las cosas.
Mi madre todo lo soluciona diciendo lo mismo ¡así son las cosas!, le da igual lo que yo quiero, le da igual lo que le diga, no me escucha nunca ni sabe lo que me pasa y lo peor es que no se lo puedo decir porque seguro que se enfadará más conmigo. Una vez le dije que tenía miedo, fue cuando tuve un sueño y me desperté llorando, ella me dijo que no tenía por qué tener miedo que tenía que ser un valiente y no quería que me convirtiera en un miedica como el hermano. Pues bien, seré un miedica pero estaba asustado y ahora también tengo miedo de cómo serán los niños que encontraré en el nuevo cole, de los profesores, espero que ninguno me coja manía como se la cogió el de mates a mi amigo Manolo. Tengo miedo de cómo será mi vida de ahora en adelante, de que mi padre se olvide de nosotros de que mi madre me deje de querer, de que nunca volvamos a estar juntos de nuevo. Tengo miedo mucho miedo y solo te lo puedo decir a ti mi querido diario.

1 de septiembre

Hoy es el primer día que estoy en la casa de mi padre, es chula pero más pequeña que la nuestra y no tiene piscina. Me ha dicho que podemos pintar mi habitación del color que yo quiera, me gusta el verde fuerte. Le he dicho que quiero poner mis poster de Michael Jordan de la NBA y me ha dicho que sí. Por la noche hemos ido a cenar a un Burguer con una amiga suya que se llama Julia, es simpática. Me lo he pasado bien aunque echaba de menos a mamá.

4 de septiembre

¡Madre mía!, como está de enfada mamá desde que le dije que había ido a cenar con papá y su amiga Julia. Ha empezado a decir cosas muy feas de mi padre y eso me duele. Sé que ella está enfadada con él por sus cosas pero a mí me hace daño cuando lo critica y lo menosprecia delante de mí porque lo quiero mucho. Cuando me vuelva a preguntar dónde hemos ido o que hemos hecho o con quien hemos estado, de ahora en adelante no le volveré a decir nada para que no se enfade.
Los dos son mis padres, los quiero a los dos y necesito que me ayuden a mantener su imagen intacta, que no me hablen mal el uno del otro ni me pongan en la situación de tener que mentir o no estar a gusto con uno para que no se enfade el otro, ese es un problema suyo y lo tienen que solucionar ellos sin meterme en medio, ¡jooo, qué rollo!.

14 de septiembre

Querido diario, hoy ha sido mi primer día de clase. Esta noche no he podido dormir casi nada y cuando me desperté me sentía raro, raro, raro, me dolía el estómago y tenía ganas de vomitar. Cuando he llegado un profesor me ha acompañado a la clase y me ha presentado a los compañeros que me han dado un aplauso, no ha estado mal, ha sido mejor de lo que esperaba. Después en el recreo estaba solo pero Paco y Javier de mi clase se han acercado a mí y me han dicho que me vaya a jugar con ellos y me lo he pasado bien. 

Mi madre ha ido a recogerme y me ha recibido con un abrazo grande, me ha dado alegría cuando la he visto. Primer día superadooooooo, aunque ahora aquí contigo, mi querido diario, me siento triste porque echo de menos a mis amigos del otro cole y, a lo peor, ya no los voy a ver más y a mi padre. Le he dicho a mamá si podía llamarlo para contarle como me ha ido el cole y me ha dicho que sí, ¡yupiiii!. Parece que ya no estaba tan enfadada con él y han hablado por teléfono antes de que me pusiera yo, estaban amables, a lo mejor se les ha pasado el enfado y se vuelven a juntar, ojalá no hayan vendido la casa, ojalá logren hacer las paces y podamos volver de nuevo a vivir todos juntos en nuestra casa, ojalá se sigan queriendo, se traten bien y no se peleen tanto, ojalá. Y si no quieren volver juntos, ojalá aprendan a estar juntos para nosotros, sin utilizarnos como armas arrojadizas, cuidarse el uno al otro para cuidarnos mejor a nosotros mi hermano y yo los queremos y los necesitamos a los dos.

Mi querido diario gracias porque siempre me escuchas y siempre estás cuando te necesito.

Publicado en le revista AVIVIR (sep 2016)

por María Guerrero Escusa

2 comentarios:

  1. ¡Qué importante puede llegar a ser un pequeño diario! Hecho en falta esos ratos que pasaba con el mío.
    Bonita entrada esta que nos traes porque ante situaciones tan duras los niños sufren, con suerte trataremos de dejarles al margen, con mala suerte los utilizaremos para dañar al otro, pero en uno u otro caso, sufren. Un abrazo grande preciosa, y gracias por siempre hacernos reflexionar.

    ResponderEliminar
  2. Hola Yashira ¡cuánto tiempo!
    Retoma tu diario, ese espacio de tiempo en intimidad contigo misma siempre es un regalo.
    Un abrazo muy grande corazón.

    ResponderEliminar