Dra. Maria Guerrero Escusa

Dra. Maria Guerrero Escusa
FUNDADORA DEL CENTRO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA, CAPS PSICOLOGOS EN 1991

ESTE ES UN BLOG DE VIDA, REFLEXIÓN Y ENCUENTRO

Deseo compartir con vosotros desde el sentimiento (corazón), el pensamiento (la cabeza) y las manos (la acción), todo ello con el deseo de que te ayude a vivir más plenamente vivo.

Te invito a participar activamente en este blog, nuestras experiencias son importantes y pueden ayudar a otras personas a enfrentar situaciones difíciles.

Puedes mandarme tus experiencias, lo que has hecho para salir de situaciones difíciles y qué has aprendido de ellas. Puedes mandarme las cosas que te parece que sería bueno que vieran otras personas y les puedan ayudar y puedes hacerlo con tu nombre y fotografía o de forma anónima.

Enviamelo a capspsicologos@hotmail.com, con la etiqueta MI REGALO PARA TI

TODOS PODEMOS AYUDAR



Gracias, por vuestros envíos y comentarios, son un regalo.

sábado, 16 de agosto de 2014

EL CAMINO DEL CIELO, EL CAMINO DEL INFIERNO

Un guerrero afamado y de fuerte carácter se dirigió hacia una escarpada montaña para encontrarse con un maestro budista. Al llegar a la morada del hombre sabio le saludó respetuosamente mientras éste le miró y  permaneció inmóvil.

Maestro, -le dijo-, he venido hasta aquí desde lejanas tierras para saber cuál es el camino del cielo y cuál el camino del infierno. El hombre sabio se mantuvo impasible sin mirarlo siquiera. El guerrero se enfadó e increpó al hombre sabio diciendo: “He recorrido un largo camino y he subido a esta escarpada montaña en busca de sabiduría y quiero que me responda, ¿Cuál es el camino del cielo y cuál el camino del infierno?. El monje no mostró siquiera un cambio de actitud, se mantuvo en silencio.

El guerrero reaccionó sulfurado e iracundo, ¡he hecho un gran esfuerzo
para estar aquí, no permitiré que me falte al respeto de esta manera! y levantó su espada con la intención de darle muerte. En ese momento el monje levantó su mano indicando con el dedo índice al guerrero y exclamando con voz firme: ¡ese es el camino del infierno!. Sorprendido y avergonzado el guerrero envainó su espada lentamente y entonces el monje, con voz tranquila, le dijo: ¡ese es el camino del cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario