Dra. Maria Guerrero Escusa

Dra. Maria Guerrero Escusa
FUNDADORA DEL CENTRO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA, CAPS PSICOLOGOS EN 1991

ESTE ES UN BLOG DE VIDA, REFLEXIÓN Y ENCUENTRO

Deseo compartir con vosotros desde el sentimiento (corazón), el pensamiento (la cabeza) y las manos (la acción), todo ello con el deseo de que te ayude a vivir más plenamente vivo.

Te invito a participar activamente en este blog, nuestras experiencias son importantes y pueden ayudar a otras personas a enfrentar situaciones difíciles.

Puedes mandarme tus experiencias, lo que has hecho para salir de situaciones difíciles y qué has aprendido de ellas. Puedes mandarme las cosas que te parece que sería bueno que vieran otras personas y les puedan ayudar y puedes hacerlo con tu nombre y fotografía o de forma anónima.

Enviamelo a capspsicologos@hotmail.com, con la etiqueta MI REGALO PARA TI

TODOS PODEMOS AYUDAR



Gracias, por vuestros envíos y comentarios, son un regalo.

domingo, 9 de febrero de 2014

EL MIEDO QUE PARALIZA

 
El miedo, ese compañero inseparable, sicencioso que nos acompaña en muchos momentos de nuestra vida, a veces para prevenirnos, otras para descentranos y desconcerntrarnos de nuestro presente, dificultando nuestra relación con los demñas y con nosotros mismos.y paraliando nuestra acción.
 
Así el miedo puede jugar el papel de un “sentimiento adecuado” (derivado de una valoración ajustada de nuestras circunstancias ambientales) y ayudarnos a eliminar satisfactoriamente la amenaza percibida; o de un “sentimiento inadecuado”(derivado de una valoración desproporcionada de nuestras circunstancias).En este caso es cuando el miedo se convierte en algo paralizante.En cualquier caso el desencadenante del miedo es la percepción por nuestra parte de una amenaza real o imaginaria a nuestra seguridad,integridad,salud y bienestar tanto físico como psicológico.
 La intensidad con la que experimentamos esta emoción va a depender también de la capacidad que cada cual se atribuya para enfrentarse o para rechazar la amenaza, de forma que el nivel de miedo que experimentemos va estar en función del valor que le asignemos a la amenaza y el que asignemos a nuestra capacidad de enfrentarnos a ella.
 Como cualquier otra emoción, el miedo puede llevarnos a perder el control de las situaciones y de nosotros mismos. Como esta situación de falta de control nos angustia y nos desposiciona de nuestra forma conocida de actuar, que es la que nos permite sentirnos “cómodos y seguros”, lo que generalmente tendemos a hacer es evadir, ocultar sustituir o camuflar esta emoción, con lo que contribuímos directamente a fijarla en nosotros y a sobredimensionarla, provocando una emoción más intensa.
 
¿QUE ES EL MIEDO?
 
 El miedo es un recurso, un conjunto de respuestas que ponemos en marcha en aquellas situaciones o ante aquellos objetos o sujetos que percibimos como amenazantes y/o desconocidos,con el fin de autoprotegernos. Psicológicamente lo podemos definir como un patrón adaptativo de respuestas de ansiedad, integrado por las respuestas relacionadas con lo que pensamos, con lo que ocurre internamente en nuestro organismo, que son las respuestas psicofisiológicas y con lo que hacemos y cualquiera puede observar, que son las respuestas motoras.
 El miedo puede tener un valor biológico de supervivenca, ya que prepara a nuestro organismo ante una situación de peligro para emitir una respuesta de lucha o huída.Sin embargo, el miedo se puede convertir en algo paralizador e incapacitante, incluso si llega a convrtirse en un estado emocional permanente puede desembocar en la aparición de diversos desarreglos orgánicos. Como hemos comentado antes, el miedo puede suponer una ventaja adaptativa: tener miedo sirve, es sano y hasta puede resultar necesario. Los miedos pasajeros o evolutivos constituyen un elemento normal y necesario en el desarrollo del ser humano, ya que proporcionan herramientas con las que hacer frente y superar una amplia gama de situaciones adversas, peligrosas o desagradables (los llamados “estresores vitales”). De esta manera nuestro organismo “dispara” respuestas automáticas de alarma (miedo) ante aquellas situaciones, objetos o sujetos que pueden suponer un peligro para nuestra supervivencia. De ahí que la ausencia total de miedo pueda resultar desadaptativa.
 Tan aniquilante puede resultar el bloqueo ansioso, ese estres que impide la toma de iniciaticas, como la falta de motivación, la indolencia o la excesina tranquilidad, ya que también dificultan o impiden la posibilidad de actuar con el temple necesario para que la actuación resulte gratificante. Cuando aparecen los elementos bloqueantes de iniciativas, sentimientos, ideas y decisiones, acaban inhibiendo la riqueza vivencial de la persona.
Es importante que escuchemos nuestros miedos, ellos ponen al descubierto una parte importante de nosotros que quiere ver la luz y desvelan todas las posibilidades que tenemos para hacerles frente.


2 comentarios:

  1. ¡Saludos a tod@s y enhorabuena por el blog! Queríamos presentarnos. Somos Esteco Psicólogos y tenemos nuestra consulta en Valencia. Tratamos prácticamente todos los temas en psicología y también tenemos un programa de postgrados.
    Pásate por nuestra web y conócenos mejor.
    http://psicologia-valencia.org/
    ¡Saludos a tod@s!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias colegas, me alegra que os guste el blog y que ofrezcais a través de él posibilidades de ayuda en vuestra zona.
    Un abrazo y estamos en contacto.

    ResponderEliminar