Dra. Maria Guerrero Escusa

Dra. Maria Guerrero Escusa
FUNDADORA DEL CENTRO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA, CAPS PSICOLOGOS EN 1991

ESTE ES UN BLOG DE VIDA, REFLEXIÓN Y ENCUENTRO

Deseo compartir con vosotros desde el sentimiento (corazón), el pensamiento (la cabeza) y las manos (la acción), todo ello con el deseo de que te ayude a vivir más plenamente vivo.

Te invito a participar activamente en este blog, nuestras experiencias son importantes y pueden ayudar a otras personas a enfrentar situaciones difíciles.

Puedes mandarme tus experiencias, lo que has hecho para salir de situaciones difíciles y qué has aprendido de ellas. Puedes mandarme las cosas que te parece que sería bueno que vieran otras personas y les puedan ayudar y puedes hacerlo con tu nombre y fotografía o de forma anónima.

Enviamelo a capspsicologos@hotmail.com, con la etiqueta MI REGALO PARA TI

TODOS PODEMOS AYUDAR



Gracias, por vuestros envíos y comentarios, son un regalo.

miércoles, 23 de enero de 2013

LEYENDA JAPONESA

EL ESPEJO

Había una vez en Japón, hace muchos siglos, una pareja de esposos que tenía una niña. El hombre era un samurai, es decir, un caballero: no era rico y vivía del cultivo de un pequeño terreno. La esposa era una mujer modesta, tímida y silenciosa que cuando se encontraba entre extraños, no deseaba otra cosa que pasar inadvertida.

Un día es elegido un nuevo rey. El marido, como caballero que era, tuvo que ir a la capital para rendir homenaje al nuevo soberano. Su ausencia fue por poco tiempo: el buen hombre no veía la hora de dejar el esplendor de la Corte para regresar a su casa.

A la niña le llevó de regalo una muñeca, y a la mujer un espejo de bronce plateado (en aquellos tiempos los espejos eran de metal brillante, no de cristal como los nuestros). La mujer miró el espejo con gran maravilla: no los había visto nunca. Nadie jamás había llevado uno a aquel pueblo. Lo miró y, percibiendo reflejado el rostro sonriente, preguntó al marido con ingenuo estupor:
¿Quién es esta mujer?

El marido se puso a reír:
¡Pero cómo! ¿No te das cuenta de que este es tu rostro?
Un poco avergonzada de su propia ignorancia, la mujer no hizo otras preguntas, y guardó el espejo, considerándolo un objeto misterioso. Había entendido sólo una cosa: que aparecía su propia imagen.

Por muchos años, lo tuvo siempre escondido. Era un regalo de amor; y los regalos de amor son sagrados.

Su salud era delicada; frágil como una flor. Por este motivo la esposa desmejoró pronto: cuando se sintió próxima al final, tomó el espejo y se lo dio a su hija, diciéndole:
Cuando no esté más sobre esta tierra, mira mañana y tarde en este espejo, y me verás. Después expiró. Y desde aquel día, mañana y tarde, la muchacha miraba el pequeño espejo.
Ingenua como la madre, a la cual se parecía tanto, no dudó jamás que el rostro reflejado en la chapa reluciente no fuese el de su madre. Hablaba a la adorada imagen, convencida de ser escuchada.

Un día el padre la sorprende mientras murmuraba al espejo palabras de ternura.
¿Qué haces, querida hija?, le pregunta.
Miro a mamá. Fíjate: No se le ve pálida y cansada como cuando estaba enferma: parece más joven y sonriente.
Conmovido y enternecido el padre, sin quitar a su hija la ilusión, le dijo:
Tú la encuentras en el espejo, como yo la hallo en ti.

6 comentarios:

  1. Gracias Maria¡¡¡ Una tierna historia que me ha conmovido. Muy bonita.
    Un saludo cordial.
    Maria jose.

    ResponderEliminar
  2. Gracias corazón, me parece de una ternira inmensa.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  3. precioso, tierno, encantador.........gracias por este regalo tan bonito. pagamar

    ResponderEliminar
  4. Considero que todos los cuentos asiaticos son leyendas verosimiles, que encierran una moraleja. Los consejos son un continuo en sus escritos y por ello, les aprecio.

    Mil gracias....

    EPEV-Poerrante

    ResponderEliminar
  5. ESTE CUENTO TIENE MUCHA SABIDURIA
    A LO LARGO DE NUESTRA VIDA VAMOS ARRASTRANDO COSTUMBRES QUE HEMOS APRENDIDO DE NUESTRA MADRE O NUESTRO PADRE Y ADEMAS NOS LO ACENTUAN EN ESE ESPEJO QUE NO REFLEJA BIEN NO ES MUY REAL Y NOS OLVIDAMOS DE NUESTROS VALORES QUE CON EL MISMO AMOR Y TERNURA NOS LO PODIAN HACER VER

    GRACIAS MARIA UN ABRAZO MUY GRANDE

    ResponderEliminar
  6. Preciosa historia , donde predomina el amor y la ternura , me ha conmovido .

    ResponderEliminar