Dra. Maria Guerrero Escusa

Dra. Maria Guerrero Escusa
FUNDADORA DEL CENTRO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA, CAPS PSICOLOGOS EN 1991

ESTE ES UN BLOG DE VIDA, REFLEXIÓN Y ENCUENTRO

Deseo compartir con vosotros desde el sentimiento (corazón), el pensamiento (la cabeza) y las manos (la acción), todo ello con el deseo de que te ayude a vivir más plenamente vivo.

Te invito a participar activamente en este blog, nuestras experiencias son importantes y pueden ayudar a otras personas a enfrentar situaciones difíciles.

Puedes mandarme tus experiencias, lo que has hecho para salir de situaciones difíciles y qué has aprendido de ellas. Puedes mandarme las cosas que te parece que sería bueno que vieran otras personas y les puedan ayudar y puedes hacerlo con tu nombre y fotografía o de forma anónima.

Enviamelo a capspsicologos@hotmail.com, con la etiqueta MI REGALO PARA TI

TODOS PODEMOS AYUDAR



Gracias, por vuestros envíos y comentarios, son un regalo.

martes, 4 de septiembre de 2012

MI HUERTO......


 

 La ciudad me regala su bullicio y su gente, sus grandes avenidas y sus parques. El pueblo el sosiego, los paseos por el monte, el agua a raudales y  mi huerto.

            Mi huerto es pequeño, coqueto, alegre. Sencillo. No sé porqué me evoca al Platero de Juan Ramón Jiménez o al lugar donde anhelaba retirarse Fray Luis de León para huir del mundanal ruido.

Es agradecido, simpático.

En él me olvido de cuanto me rodea, casi de que existo. A veces es exigente y me pide callos en mis manos, otras me provoca con plagas inesperadas – escarabajos y pulmones en este estío- para que reaccione y avance, para que no me detenga.

 En estos días está en su esplendor: judías, tomates, pimientos, calabacines, remolachas de mesa, cebollas, repollos, calabazas... ¡Hasta unos racimos de uvas!

 Mi huerto me trata con cariño, ¿sabes?. Yo le doy mis tensiones, mis gritos y mis rabias - ¡ojala se quedara con todos mis demonios  y todas mis torpezas!- y él me devuelve paz, sosiego, frutos sanos y saludables. ¡Cómo no estarle agradecido!.

En mi huerto me gusta plantar girasoles para los pájaros. ¡Qué también tienen derechos!.

Este discreto gesto me hace sentir bien. Reconciliado con la Madre naturaleza.

En mi huerto me siento con tanta paz que me dan ganas de llamarle hermano, como si hubiera bebido en las mismas fuentes que Francesco de Asís.

Valentín Turrado Moreno

 

2 comentarios:

  1. Que hermoso intercambio de amor a la naturaleza y es que ella es así, a cambio de tu atención, aunque a veces sea un desahogo, te devuelve paz, esa paz que tanto necesitamos y que no encontramos en el mundanal ruido.

    Besos cariño,

    ResponderEliminar
  2. La hermana tierra, te hace sentir tierra,parte de la naturaleza y por ello respetarla, amarla y en la humildad, SER un ser vivo más del universo, ni más ni menos.

    ResponderEliminar