Dra. Maria Guerrero Escusa

Dra. Maria Guerrero Escusa
FUNDADORA DEL CENTRO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA, CAPS PSICOLOGOS EN 1991

ESTE ES UN BLOG DE VIDA, REFLEXIÓN Y ENCUENTRO

Deseo compartir con vosotros desde el sentimiento (corazón), el pensamiento (la cabeza) y las manos (la acción), todo ello con el deseo de que te ayude a vivir más plenamente vivo.

Te invito a participar activamente en este blog, nuestras experiencias son importantes y pueden ayudar a otras personas a enfrentar situaciones difíciles.

Puedes mandarme tus experiencias, lo que has hecho para salir de situaciones difíciles y qué has aprendido de ellas. Puedes mandarme las cosas que te parece que sería bueno que vieran otras personas y les puedan ayudar y puedes hacerlo con tu nombre y fotografía o de forma anónima.

Enviamelo a capspsicologos@hotmail.com, con la etiqueta MI REGALO PARA TI

TODOS PODEMOS AYUDAR



Gracias, por vuestros envíos y comentarios, son un regalo.

miércoles, 27 de junio de 2012

ESCUCHAR NO SOLO ES OIR...

LA ESCUCHA EN LAS RELACIONES
Hay quien solo se escucha a sí mismo.

Los hay que se escuchan y no se entienden.

Haberlos los hay que escuchan sacrificándose.

Hay quien por estar callado pareciera equivocadamente que escucha.

El acto de escuchar resulta ser un arte más difícil que el de hablar.

Porque escuchar –no confundir con oír- supone acallar el diálogo interior, una cháchara continua, no siempre productiva.
Y es que el diálogo interior de cada uno puede ser rico, tierno, nostálgico, creativo, futurible o simplemente obsesivo, rumiante, cortocircuitado, agobiante... Cada uno mantiene su propio diálogo interno, que se desarrolla en funcinción de su propia manera de leer la vida y los acontecimientos que ella acontecen.

Escuchar es más bien una actitud, una disposición generosa de ofrecer el propio tiempo, de ponerse a la expectativa de interaccionar, de dejarse invadir.
Una disposición generosa de dejar el propio mundo personal e imbuirse en el mundo del otro para ver como es su particular manera de leer la realidad,
Y ya os aseguro, no es nada fácil, porque estamos en la cultura del yo, que es muy positiva siempre que nos permita abrirnos a un tú en las relaciones interpersonales que establecemos.
Y no es nada fácil porque nos cuesta aceptar que otros tengan visiones o lecturas diferentes a las nuestras y que también sean válidas, al menos para el otro son tan válidas como para nosotros las nuestras. 
Cuando se lee se escucha –a veces-. En otros momentos decimos que la imaginación vuela, no somos conscientes del contenido de las páginas leídas, nos acontece como al volante del automóvil, cuando ocasionalmente avanzamos kilómetros sin ser ulteriormente conscientes de por donde hemos pasado.
Y qué decir cuando se escucha a un político sin mensaje, o a un conferenciante o profesor pesado, tedioso, aburrido.

Oímos mucho, muchísimo. Escuchamos poco, poquísimo, porque generalmente estamos anticipando nuestras respuestas, convirtiendo la conversación en un monólogo discontinuo, en un soliloquio interruptus.

Escuchar supone prestar atención, interesarse por lo dicho y por quien lo dice. Hacer en algo nuestro su discurso.
Pero los humanos tendemos a creer que es más importante lo que hemos de decir, que lo que escuchamos.
No es así.  Escuchar supone, cual juego de tenis, que la pelota pase una y otra vez de un campo a otro. Lo contrario es que te vomiten una verborrea incontenida.
En este "juego" de la comunicación, ponemos de manifiesto nuestras destrezas y nuestas limitaciones. Así si alguien se coloca un cartel de "timido", y por eso se protege de hablar de sí mismo, buscará para relacionarse a personas que se hayan colocado un  cartel de "extrovertido", de esta manera se instaura una relación "perfecta", tú hablas, que es lo que necesitas para hacerte ver, yo callo, que es lo que necesito para no mostrarme.
En un primer momento de esta simbiosis, TODO SERÁ PERFECTO, porque cada uno tiene lo que necesita, después vendran las "madres mías", las quejas, "no para de hablar...., no dice no muuuuuuu", entonces comienza el conflicto.
Este es uno de los motivos de muchas separaciones entre las personas, se quejan de lo mismo que eligieron en el primer momento, cuando ya no les vale.
Escuchar es abrir el corazón al otro para recibirlo desde quien soy y como quien es, para abrazarlo con lo que siente y para comprenderle con su particular forma de ver y leer la vida y las cosas que en ella le suceden.
María Guerrero.

3 comentarios:

  1. Te he escuchado María leyendo y ahora me estás haciendo pensar, sobre todo la parte final, que no esque el principio no me haga pensar, que sí, pero con el final has dado en el clavo. Cuanto sufrimiento evitado si nos mostrasemos tal cual y supiesemos escuchar y fuesemos sinceros con nosotros mismos y sobre todo querernos sin el 'yo, yo y yo'. Un besitos. Mon.

    ResponderEliminar
  2. este articulo me lo tengo que aprender de memoria pues mi pareja habla muchas veces solo y yo de vez en cuando le digo que si con la cabeza.el pobre sabe de todo y aveces es muy rollero. un bs pagamar.

    ResponderEliminar
  3. Adelante, la comunicación es un ARTE que podemos aprender. En la medida que estemos más cerca de nosotros, nos escuchemos más, pongamos claridad en nosotros mismos y nos responsabilicemos de lo nuestro, nuestra comunicación también cambia y es que NOS COMUNICAMOS SEGÚN SOMOS.
    Muchos besos

    ResponderEliminar