Dra. Maria Guerrero Escusa

Dra. Maria Guerrero Escusa
FUNDADORA DEL CENTRO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA, CAPS PSICOLOGOS EN 1991

ESTE ES UN BLOG DE VIDA, REFLEXIÓN Y ENCUENTRO

Deseo compartir con vosotros desde el sentimiento (corazón), el pensamiento (la cabeza) y las manos (la acción), todo ello con el deseo de que te ayude a vivir más plenamente vivo.

Te invito a participar activamente en este blog, nuestras experiencias son importantes y pueden ayudar a otras personas a enfrentar situaciones difíciles.

Puedes mandarme tus experiencias, lo que has hecho para salir de situaciones difíciles y qué has aprendido de ellas. Puedes mandarme las cosas que te parece que sería bueno que vieran otras personas y les puedan ayudar y puedes hacerlo con tu nombre y fotografía o de forma anónima.

Enviamelo a capspsicologos@hotmail.com, con la etiqueta MI REGALO PARA TI

TODOS PODEMOS AYUDAR



Gracias, por vuestros envíos y comentarios, son un regalo.

lunes, 4 de junio de 2012

El silencio que atruena


       Se dijeron palabras gruesas de aquella persona, palabras que otros hubieran descuartizado en mil pedazos y hubieran respondido con un aluvión de aguijonazos.

         Prefirió callarse.

 Las palabras graves pasaron a  ser obscenas, maliciosas, malolientes, envenenadas.


Aquel ser humano, cabizbajo y agachado, daba vueltas a la plaza y gritaba su malestar a los cielos y a los árboles. Que parecían los únicos capaces de comprenderle.

Cuando se presentó ante el magistrado y varios testificaron  en su contra y profirieron amenazas e insultos, se le vio triste, como alguien que hacía esfuerzos para no perder la compostura y no estallar en cólera.

         Su defensor dijo todo lo que tenía que decir.

 Sus confesiones obligadas fueron breves, cortas y precisas. Nada faltaba. Nada sobraba. No les dio juego a los focos de las cámaras y a los vendedores de verdades sesgadas, que abandonaron la sala decepcionados.

  Hace un par de meses lo volví a ver. Me pareció que miraba más hacia dentro que hacia fuera. Fui yo quien le abracé. “Perdón por..”.

  “No sigas.., me respondió, gracias desde mi alma”. No había reproches en su mirada.


                                                                  Valentín Turrado Moreno

No hay comentarios:

Publicar un comentario