Dra. Maria Guerrero Escusa

Dra. Maria Guerrero Escusa
FUNDADORA DEL CENTRO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA, CAPS PSICOLOGOS EN 1991

ESTE ES UN BLOG DE VIDA, REFLEXIÓN Y ENCUENTRO

Deseo compartir con vosotros desde el sentimiento (corazón), el pensamiento (la cabeza) y las manos (la acción), todo ello con el deseo de que te ayude a vivir más plenamente vivo.

Te invito a participar activamente en este blog, nuestras experiencias son importantes y pueden ayudar a otras personas a enfrentar situaciones difíciles.

Puedes mandarme tus experiencias, lo que has hecho para salir de situaciones difíciles y qué has aprendido de ellas. Puedes mandarme las cosas que te parece que sería bueno que vieran otras personas y les puedan ayudar y puedes hacerlo con tu nombre y fotografía o de forma anónima.

Enviamelo a capspsicologos@hotmail.com, con la etiqueta MI REGALO PARA TI

TODOS PODEMOS AYUDAR



Gracias, por vuestros envíos y comentarios, son un regalo.

martes, 19 de abril de 2011

ALEGRÍA Y TRISTEZA

Entonces una mujer dijo: Hablamos de la Alegría y de la Tristeza.
Él respondió:
Vuestra alegría y vuestra tristeza sin máscara.
Y el mismo pozo del que sale vuestra risa, estuvo a menudo lleno de vuestras lágrimas.
¿Y cómo podría ser de otra manera?.
Mientras más hondo cave en nuestro ser la tristeza, más capacidad tendréis para llenaros con vuestra alegría.
¿No es la copa que contiene vuestro vino la misma que fue cocida en el horno del alfarero?.
Y el laúd que acaricia vuestra alma, ¿no es aquella que a cuchillo fue vaciada?
Cuando estéis alegres, mirad profundamente en vuestro corazón y hallaréis que lo mismo que os está dando alegría es lo mismo que os trajo la tristeza.
Y cuando estéis tristes, mirad de nuevo en vuestro corazón, y veréis que, en verdad, lloráis por aquello mismo que fue vuestra delicia.
Hay entre vosotros quien dice: "La alegría es mayor que la tristeza". Y otros dicen: "No, es la tristeza mayor".
Pero yo os digo que son inseparables.
Juntas llegan, y cuando una viene a sentarse en nuestra mesa, recordad que la otra duerme en vuestro lecho.
En verdad, estáis suspendidos como los platillos de una balanza entre vuestra tristeza y vuestra alegría.
Y solo cuando vuestros platillos están vacíos estáis inmóviles y equilibrados.
Cuando el guardián del tesoro es suspenda para pesar su oro y su plata, entonces vuestra alegría o vuestra tristeza tendrán que subir o bajar.

Un cuento de Khalil Gibran
El profeta

No hay comentarios:

Publicar un comentario