Dra. Maria Guerrero Escusa

Dra. Maria Guerrero Escusa
FUNDADORA DEL CENTRO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA, CAPS PSICOLOGOS EN 1991

ESTE ES UN BLOG DE VIDA, REFLEXIÓN Y ENCUENTRO

Deseo compartir con vosotros desde el sentimiento (corazón), el pensamiento (la cabeza) y las manos (la acción), todo ello con el deseo de que te ayude a vivir más plenamente vivo.

Te invito a participar activamente en este blog, nuestras experiencias son importantes y pueden ayudar a otras personas a enfrentar situaciones difíciles.

Puedes mandarme tus experiencias, lo que has hecho para salir de situaciones difíciles y qué has aprendido de ellas. Puedes mandarme las cosas que te parece que sería bueno que vieran otras personas y les puedan ayudar y puedes hacerlo con tu nombre y fotografía o de forma anónima.

Enviamelo a capspsicologos@hotmail.com, con la etiqueta MI REGALO PARA TI

TODOS PODEMOS AYUDAR



Gracias, por vuestros envíos y comentarios, son un regalo.

jueves, 16 de septiembre de 2010

VIVIR ES LA GRAN AVENTURA


Las cuestiones fundamentales del hombre no están en ningún programa educativo, ni en ningún libro de texto, por eso vamos por la vida en algunas ocasiones perdidos, sin rumbo, aceptando lo que nos llega y defendiéndonos con las herramientas que tenemos en la mano, que pueden ser pocas, inadecuadas o incluso dañinas para nosotros mismos y para nuestras relaciones con los demás.

Lo primero que tendríamos que ser conscientes es de ¿QUE ES LA VIDA?, que sentido tiene la nuestra y aprender a vivir en toda su plenitud. De tal manera en ese caso seríamos conscientes del presente siempre, del aquí y el ahora, esto hace que cada instante sea único y supone una oportunidad de cambiar, de prepararnos para la plenitud.

Estamos tan parapetados en lo externo, las influencias que desde niños recibimos de nuestra familia, amigos, pareja hijos, sociedad, estado, civilización y el mundo en general , hacen que nuestra identidad este formada por nuestro “nombre”, nuestra procedencia, de que familia formamos parte, que hacemos con nuestro tiempo, con nuestras capacidades, con nuestro trabajo, como nos reconocen y respetan las demás en este mundo, que lugar ocupamos en él, que elementos materiales tenemos o llevamos con nosotros, o incluso como anhelamos tenerlos.

Lo que nos sostiene es muy frágil y efímero pero nos da la seguridad que tanto buscamos en la vida, por eso cuando se nos quitan algunas de estas cosas estamos perdidos, angustiados , sin saber ni quienes somos (porque antes tampoco lo sabíamos) ni que hacer, ni adonde ir.

Vivimos bajo una identidad imagnaria, idealizada, sin cimientos y sobre ella pretendemos construir el edificio duradero y estable que es nuestra VIDA.

La vida la vemos como “miopes” en un mundo dónde prima el materialismo y dónde los valores a veces no se dejan ver, vamos acelerados con un ritmo frenético, llenamos nuestro tiempo con tal cantidad de actividades compulsivas, en muchos casos para que no nos quede tiempo de afrontar los verdaderos problemas, llenamos el día de tareas que consideramos fundamentales o que son nuestra responsabilidad, simplemente por estar ocupados, es como si el ritmo que imponemos a nuestra vida nos arrastrara a nosotros, nos impulsara y nos llevara dándonos la sensación de que no tenemos elección ni control sobre ella, entonces nos preguntamos ¿QUE ESTOY
HACIENDO?

Cuando logramos parar y apaciguar esa voz de exigencia interna que nos lleva a querer cumplir las expectativas, nuestras de los demás, conseguimos un poco de tranquilidad, conseguimos el contacto con nosotros mismos, entonces encontramos nuestro ritmo, conectamos con quién realmente somo y nos ponemos en paz.

Si esa paz interior la que buscas, aquí te dejo esta reflexión:

¿Seré capaz de dejar de dar vueltas como un tiovivo sin saber ni donde estoy, ni adonde voy, ni quien soy?
¿Quiero, de una vez, coger las riendas de mi vida?
¿Quiero asumir la responsabilidad de mis actos, decisiones, actitudes, comportamientos..?

Nuestra existencia es pasajera y corta, nada es permanente ni absoluto, ni sólido ni duradero, por eso tenemos que aprender a vivir en todo momento, volver la atención hacia dentro, dejar nuestros hábitos y nuestras ataduras, trabajar sobre nosotros para dejar atrás nuestros condicionamientos y las etiquetas que nos enmarcan.

En la medida que lo hagamos se irán produciendo los cambios, aprenderemos a vernos con una nueva comprensión de nosotros y de los demás, comprendiendo un poco más, por lo que nuestra visión de la vida será mas amplia y profunda. De esta manera podemos disfrutar de todo lo que esta a nuestro alrededor, de todo lo que se nos ofrece o se nos da, por eso vivimos en este momento y en este mundo concreto, pero sin aferrarnos a nada en particular ni a las cosas ni a las ideas ni a las personas.

Vivir sin apego, aceptando en todo momento que nada es permanente, que todo tiene un principio y tiene un final, podemos llegar a entender la libertad y el respeto por nosotros y por los demás, permitiendo salir a la persona que realmente somos, integrada por amor, alegría, luz y la esencia divina de la que estamos todos hechos.

1 comentario:

  1. ante todo me alegra mucho el tenerte otra vez ayudandonos con tus consejos y mas todavia que son incondicionales.me he sentido identificada en la mayoria de los aspectos indicados. tendre que leerlo mas veces.gracias preciosa, estoy deseando verte.un besazo te quiero mucho.pagamar

    ResponderEliminar