Dra. Maria Guerrero Escusa

Dra. Maria Guerrero Escusa
FUNDADORA DEL CENTRO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA, CAPS PSICOLOGOS EN 1991

ESTE ES UN BLOG DE VIDA, REFLEXIÓN Y ENCUENTRO

Deseo compartir con vosotros desde el sentimiento (corazón), el pensamiento (la cabeza) y las manos (la acción), todo ello con el deseo de que te ayude a vivir más plenamente vivo.

Te invito a participar activamente en este blog, nuestras experiencias son importantes y pueden ayudar a otras personas a enfrentar situaciones difíciles.

Puedes mandarme tus experiencias, lo que has hecho para salir de situaciones difíciles y qué has aprendido de ellas. Puedes mandarme las cosas que te parece que sería bueno que vieran otras personas y les puedan ayudar y puedes hacerlo con tu nombre y fotografía o de forma anónima.

Enviamelo a capspsicologos@hotmail.com, con la etiqueta MI REGALO PARA TI

TODOS PODEMOS AYUDAR



Gracias, por vuestros envíos y comentarios, son un regalo.

lunes, 17 de mayo de 2010

LAS PELUSAS CALIENTES

Había una vez, hace mucho tiempo, un pueblecito dónde las personas eran muy muy felices. Para poder comprender lo felices que eran, habrá que entender cómo eran las cosas en aquel entonces. Hay que saber que por aquellos días se les regalaba a todos, inmediatamente que nacían, una Bolsa de Pelusas, pequeña y suave. Siempre que una persona metía mano en su bolsa para buscar, sacaba de ahí una Pelusa Caliente muy abrigadora.

Había mucha demanda de Pelusas Calientes, porque siempre que alguien recibía una Pelusa Caliente, eso le hacía sentirse muy contento y abrigado. La gente que no recibía Pelusas Calientes con regularidad estaba en peligro de contraer una enfermedad en la espalda, que le hacía encogerse y morir.

En aquellos días era muy fácil conseguir Pelusas Calientes. Cada vez que alguien tenía ganas de una, iba a tu encuentro y te decía: "Me gustaría recibir una Pelusa Caliente". Entonces uno metía la mano en su bolsa y sacaba una Pelusa, del tamaño de la mano pequeña de una niña. Tan pronto como la Pelusa salía a la luz del día, se iluminaba con una sonrisa y florecía transformándose en una Pelusa Caliente, amplia y abrigadora. Entonces tú colocabas una encima del hombro, o de la cabeza, o sobre las piernas de la persona, y la Pelusa se le acomodaba perfectamente, deshaciéndose contra su piel y haciéndole sentirse lleno de contento. La gente siempre se estaba pidiendo mutuamente Pelusas Calientes; y puesto que siempre se daban gratis, no era ningún problema tener siempre bastantes consigo. Había suficientes para todos, y por consiguiente cada uno se sentía feliz y estaba muy cómodo y abrigado la mayor parte del tiempo.

Cierto día, una bruja mala se puso muy enfadada, porque todo el mundo estaba tan feliz que nadie se ocupaba de comprar brebajes y emplastos. La bruja era muy lista e ideó un plan perverso. Una hermosa mañana, la bruja se acercó cautelosamente hasta un niño, mientras y le murmuró al oído: "mira todas las Pelusas que tu hemanita le da a tu mamá. ¿Sabes?, si lo sigue haciendo así, va a acabar por quedarse sin ninguna ¡y no quedará una sola para ti!".

El niño quedó estupefacto. Volviéndose a la bruja pregunto: "¿Quieres decir que no siempre habremos de encontrar una Pelusa Caliente cuando la busquemos en nuestra bolsa?". A lo que la bruja respondió: "No, desde luego que no; y cuando las Pelusas se terminen, ya no podrás tener más". Y diciendo esto, se fue volando, montada sobre su escoba, riéndose y cacareando por el camino.

El niño tomó la cosa muy a pecho y comenzó a fijarse cada vez que su hermanita le regalaba una Pelusa Caliente a alguien. Acabó por sentirse muy preocupado y disgustado, porque le agradaban mucho sus Pelusas Calientes y no quería renunciar a ellas. Pensaba que ciertamente no era justo que ella estuviera desperdiciando todas sus Pelusas Calientes en los niños y en otras personas. Así empezó a quejarse cada vez que la veía regalar una Pelusa Caliente a alguien; y como la niña lo quería mucho y no quería verlo preocupado, dejó de darles a los demás Pelusas Calientes con tanta frecuencia y las reservó sólo para él.

Los niños se fijaron en lo que sucedía y pronto comenzaron a pensar que era malo regalar Pelusas Calientes cada vez que alguien las pedía o tenía ganas de ellas. Y también ellos se volvieron muy cuidadosos en eso. Observaban a sus padres muy de cerca y siempre que les parecía que ellos regalaban demasiadas Pelusas a los demás, también comenzaron a oponerse.

Poco a poco se sintieron muy preocupados cuando ellos mismos regalaban demasiadas Pelusas Calientes. Y a pesar de que ciertamente encontraban una Pelusa Caliente cada vez que la buscaban en su bolsa, poco a poco dejaron de meter la mano en ella, volviéndose más y más egoístas. Muy pronto la gente empezó a darse cuenta de la escasez de Pelusas Calientes; y comenzó a sentirse menos contenta y abrigada. Empezó a encogerse y, de cuando en cuando, había algunos que se morían por falta de Pelusas Calientes. Así, más y más gente iba en busca de la bruja para comprar brebajes y emplastos, aunque no resultaban efectivos.

La situación se complicó muchísimo porque, desde la llegada de la bruja, las Pelusas Calientes eran cada día más escasas; por lo que las que anteriormente eran gratuitas como el aire libre, ahora eran extremadamente raras y de mucho precio. Esta fue la causa de que la gente hiciera toda suerte de cosas para conseguirlas. Antes de que apareciera la bruja, las personas acostumbraban a reunirse en grupos de tres, cuatro, o cinco, sin que a nadie le importara demasiado quién le estuviera regalando Pelusas Calientes a quién. Pero, a partir de la llegada de la bruja, la gente empezó a dispersarse por parejas y a reservar todas sus Pelusas Calientes exclusivamente el uno para el otro. Las personas que, olvidándose de sí mismas, le regalaban a otro una Pelusa Caliente, inmediatamente se sentían culpables por ello porque sabían que su compañero seguramente lamentaría la pérdida de una Pelusa Caliente.

Pero no hace mucho, una mujer joven de grandes caderas, nacida bajo el signo de Acuario, llegó a esta desdichada tierra. Al parecer, ella desconocía todo cuanto se refería a la bruja mala, y no se preocupaba en lo más mínimo de que se agotaran sus Pelusas Calientes. Las repartía generosa y libremente, aun cuando no se las pidieran.
La gente la llamaba la Mujer Mundana y no la aceptaba, porque estaba comunicándoles a los niños la idea de que no deberían de preocupar-se de que las Pelusas Calientes pudieran llegarles a faltar. A los niños les caía muy bien, porque se sentían muy contentos junto a ella; y así comenzaron a regalar Pelusas Calientes siempre que les venía en gana.

Tuvieron que pasar muchas lunas. Pero poco a poco se fue haciendo más común entre ellos el intercambio de pelusas calientes, como antes de que la bruja mala sembrara el temor entre los habitantes.

Algunas personas mayores tardaron mucho tiempo en perder sus temores y cicatrizar sus heridas. "¡Tenían tanta experiencia y tantos desengaños...!". Pero la paciencia y la generosidad de los otros que les brindaban generosamente sus pelusas calientes sin esperar nada a cambio rompieron finalmente sus resistencias y también ellos se atrevieron a compartir de nuevo sus pelusas calientes con los demás.

Y así, cuenta la historia, la felicidad volvió de nuevo al reino de SAMAKANDA, gracias a la mujer Mundana nacida bajo el signo de Acuario y a la ingenuidad de sus niños que se divertían repartiendo Pelusas Calientes.

Un precioso cuento de Claude Steiner que fue muy significativo para mi.

3 comentarios:

  1. Que cuento tan bonito, me gusta mucho y me sirve más. Muchos besos y gracias

    ResponderEliminar
  2. precioso,me ha encantado, yo creo que es de los mas bonito que has contado. gracias y un beso.

    ResponderEliminar
  3. Eso eso, yo quiero pelusas calientes. Cuando nos tratamos con cariño y nos cuidamos los unos a los otros el mundo parece otra cosa. Felix

    ResponderEliminar